Hablemos de filosofía
filosofia

Cafés y Talleres filosóficos

¿Qué es un café filosófico?

Los cafés filosóficos consisten en tertulias o debates abiertos a todo aquel que quiera participar, en torno a temáticas relacionadas con aquello que tradicionalmente se entiende por filosofía: el sentido de la vida, en qué consiste la felicidad, el problema de la trascendencia, qué entendemos por libertad, qué es el amor, qué modelo de estado queremos, la relación entre sentimiento y razón, etc.

Este tipo de tertulias se inscriben dentro del marco de lo que desde hace unos años se está denominando “Práctica Filosófica” o “xxx videos“. Y es que somos cada vez más los filósofos que pensamos que está muy bien que exista una filosofía académica que trabaje dentro del marco escolar y universitario, pero que la filosofía es mucho más que una asignatura o una materia curricular. El objetivo del movimiento de la Práctica Filosófica es mostrarnos cómo el hecho de filosofar nos puede ayudar en nuestra vida cotidiana.

Estamos absolutamente convencidos de los efectos positivos que la reflexión filosófica puede aportar a cualquier persona. Sin embargo, para ser capaces de pensar de manera crítica y reflexiva es necesario desplegar cierta capacidad discursiva y argumentativa, y también es necesario familiarizarse con el debate y el contraste de opiniones. De esto se desprenden no sólo beneficios individuales, sino también colectivos, pues la discusión de las ideas dentro de un marco de respeto para las personas favorece el desarrollo de una ciudadanía verdaderamente democrática y más implicada con la sociedad.

¿Cuándo empezaron?

Fue en el año 1992 cuando monsieur Marc Sautet empezó a dirigir su obra maestra en su primer Caphé-Philos en uno de los cafés más famosos de París, el Cafe des Phares, situado en la Plaza de la Bastilla. Nacían de esta manera los denominados “cafés filosóficos”, en los cuales desde entonces empezaron a extenderse por otros locales de París y de cualquier zona de Francia, para pasar posteriormente a muchos otros países. Actualmente encontramos cafés filosóficos en Japón, USA, Canadá, Reino Unido, América del Sur, Alemania, Bélgica, Italia…

¿Cuál es el objetivo de los cafés filosóficos?

La finalidad de los cafés filosóficos es la de promover la participación ciudadana en un fórum de debate de espíritu democrático y libre, facilitando así el desarrollo de la sociedad civil y la conciencia ciudadana en temas de interés general.

Para participar no es necesario tener conocimientos previos de filosofía, sólo es necesario tener ganas de razonar colectivamente. El objetivo que se persigue es crear espacios de encuentro con el objetivo de favorecer el diálogo entre los ciudadanos y el intercambio de ideas de manera crítica y argumentativa, en un ambiente agradable y amistoso (sólo se tienen que pelear las ideas, no las personas)

¿Dónde se pueden hacer?

Tal y como indica su nombre, una cafetería es un buen lugar para llevar a cabo una tertulia de este tipo. Sin embargo, hay muchos lugares que pueden ser apropiados para plantear una actividad como la que proponemos: centros culturales, universidades, escuelas, museos, etc.

Un espacio especialmente adecuado para realizarlos pensamos que podría ser una biblioteca, lugar dónde ya existe el costumbre de organizar tertulias literarias, de manera que la tertulia filosófica lo que haría sería enriquecer la oferta cultural de un tipo de encuentros que actualmente ya se hacen, pero en las cuales en vez de hablar de un libro en concreto, se trataría de fomentar el diálogo entorno alguna cuestión problemática.

¿A quién va dirigido?

Como ya hemos dicho anteriormente, para participar en un café filosófico no es necesario tener ningún tipo de conocimiento previo de filosofía. Sólo se necesita tener ganas de razonar y hablar para mejorar nuestro conocimiento y nuestra percepción del mundo, tanto interior como exterior. Va dirigido a todo tipo de públicos: gente mayor, estudiantes, profesionales con inquietudes humanísticas, etc.

¿Cúal es la manera de hacer en un café filosófico?

Existen diversas maneras de hacer. Podemos distinguirlos según diferentes parámetros:

a) En cuanto a la elección del tema:

  • El tema se anuncia con anterioridad, de manera que la gente ya sabe de antemano de qué se hablará.

  • El tema se decide al inicio de la sesión entre todos los participantes.

b) En cuanto a la manera de empezar:

  • El filósofo asesor hace una exposición inicial, y a continuación se inicia la discusión, adoptando éste el papel de animador y moderador.

  • El filósofo asesor de buen principio ocupa el papel de animador y moderador, sin hacer ninguna presentación del tema. En todo caso, deja ir alguna pregunta para empezar.

c) En cuanto al material que se utiliza:

  • Imitando las tertulias literarias, se plantean algunas lecturas previas (textos seleccionados) que los participantes que lo deseen pueden leer como preparación.

  • No se parte de ningún material previo, sino que cada participante opina a partir de su propia experiencia y de las lecturas que él mismo ya haya realizado anteriormente por su cuenta.

d) En cuanto a las reglas de funcionamiento:

  • Hay cafés filosóficos donde desde el principio se establecen unas condiciones para el debate, que son leídas a los participantes y que incluyen cláusulas de todo tipo. Quien establece exactamente cuáles son las normas que funcionarán en sus cafés es cada uno de los animadores. Algunas de estas reglas son del tipo: tiene prioridad en el uso de la palabra la persona que todavía no haya intervenido, o ninguna exposición puede ser más larga de tanto tiempo, etc.

  • Se deja que sea el sentido común el que señale cuál tiene que ser el comportamiento adecuado, tratando el filósofo asesor de sortear “con mano izquierda” las situaciones que dificulten la buena marcha de la sesión.

e) En cuanto a la posibilidad de asistir:

  • De libre entrada

  • Se paga entrada por asistir. En este caso la sesión normalmente sigue la dinàmica de: exposición tipo conferencia + debate

Temas y recursos prácticos

Los temas más habituales en los cafés filosóficos son aquellos que tienen relación con cuestiones existenciales y vivenciales. No parecería demasiado oportuno organizar un debato abierto al público en general sobre una cuestión muy específica de lógica o metafísica (por ejemplo, sería dudoso que mucha gente se animara a asistir a una tertulia sobre el uso del condicional en la lógica de primer orden, o sobre el concepto de substancia de Descartes. De todos modos, puede haber quién se vea capaz de anunciar sesiones con títulos parecidos, y quizás puedan funcionar en las grandes capitales).

filosofia-niños

Filosofía para niños

Filosofía para niños (FpN) es una propuesta educativa sistemática y progresiva que brinda a los niños y adolescentes, desde los 3 hasta los 18 años de edad, instrumentos adecuados para su desarrollo a partir del momento en que comienzan a interrogarse acerca del mundo y de su inserción en él.

Tomando como referencia los temas tradicionales de la Filosofía y mediante un conjunto de pautas metodológicas, cuidadosamente planificadas y experimentadas, que rescatan la curiosidad y el asombro de los niños y las niñas, se propone estimular y desarrollar el pensamiento complejo en el seno de una comunidad de investigación. En esta comunidad, en la que sus miembros trabajan para ser capaces de entender el punto de vista de los demás y se esfuerzan solidariamente por descubrir el sentido del mundo y de la sociedad en la que viven, es donde se lleva a cabo el programa.

FpN, creado en 1969 por Matthew Lipman, se aplica actualmente en más de cincuenta países de todos los continentes y no se propone convertir a los niños en filósofos profesionales, sino desarrollar y mantener viva en ellos una actitud crítica, creativa y cuidadosa del otro. Para ello se apoya en:

  • Un conjunto de relatos filosóficos que sirven como textos básicos de lectura y como disparadores para la discusión filosófica.

  • Libros de apoyo para el docente que ponen a su disposición variados planes de discusión y ejercicios que facilitan la consecución de los objetivos propuestos.

  • Un programa de formación para docentes, que les permita extraer todas las posibilidades de los relatos y asegurar un desarrollo secuencial de las destrezas propuestas.

  • Una metodología pedagógica tendente a transformar el aula en una comunidad de investigación.

En Cataluña el grup IREF (grup d’innovació i recerca per a l’ensenyament de la filosofia) está siendo pionero en el desarrollo e implantación de cursos de Filosofía para Niños. Ofrece un Màster on line en filosofia 3/18 que ahora comienza su segunda edición, dirigido por Irene de Puig.

cafe-filosofico

Asesoramiento Filosófico

En los años ‘80 surge la figura de Asesor Filosófico o Consejero Filosófico profesional. Por esos años Gerd Achenbach abre en Alemania el primer despacho de filosofía práctica, partiendo del hecho de que la filosofía posee herramientas muy valiosas para reconsiderar el sentido de la existencia humana. El fenómeno se fue extendiendo rápidamente; los países con tradición pragmática, especialmente: Inglaterra, Alemania, Estados Unidos, comprobaron cómo algunos de sus filósofos se convertían en reconocidos asesores. Posteriormente se fue desarrollando la práctica en Italia, Israel, Francia Perú, Argentina y España. El éxito de ventas del libro de Lou Marinoff titulado Más Platón y menos Prozac resultó crucial de cara a su difusión por todo el mundo.

En marzo del 2002 se funda la Asociación de Filosofía Práctica de Cataluña (AFPC) siendo ésta una de las comunidades más activas de España. En noviembre del mismo año se formó la Asociación Española para la Práctica y el Asesoramiento Filosófico (ASEPRAF). Más adelante, aparece en Sevilla el Grupo ETOR, que investiga y divulga la práctica de la Orientación Filosófica.

¿En qué consiste el asesoramiento filosófico?

El asesoramiento filosófico es una actividad profesional que va dirigida tanto a particulares como a grupos y organizaciones. Consiste en realizar una o más sesiones con un filósofo asesor, con la finalidad de efectuar una revisión en profundidad acerca de la propia filosofía de vida.

El objetivo es el de introducir al cliente en la reflexión crítica acerca de su manera particular de sentir y pensar, para examinar, conjuntamente con él, en qué medida ésta juega a favor o en contra de sus intereses y deseos legítimos de felicidad y realización personal.

El papel del asesor es, por tanto, el de facilitar, a través de un diálogo abierto y respetuoso, que el cliente adquiera una mayor autocomprensión de su propia circunstancia, mejorando así su capacidad de toma de decisiones.

Si desea más información o desea contratar este servicio, consulte el apartado “Asesores“, donde encontrará una lista con diferentes miembros asociados de la afpc que ofrecen servicios profesionales de asesoramiento filosófico.